Por qué te invito a que leas «Brida»

Brida es un libro del bestseller Paulo Coelho, un autor que justo por ser tan conocido y vender tanto, tiene también bastantes detractores (qué le vamos a hacer, los humanos no soportamos el brillo de otros…). Como yo o como cualquier otro autor, para mí tiene sus aciertos y también sus desaciertos. O para ser más exactos: cosas que me gustan más y cosas que no tanto. Pero en este blog yo trato de extraer lo cierto, positivo y útil de algunas cosas con las que me cruzo y este libro no es la excepción, porque también tiene aspectos valiosos.

La historia trata de Brida, una joven que conoce a un mago al que pide que la ayude a convertirse en bruja. Para ello, deberá superar una serie de obstáculos que harán que cambie su concepción de la vida y descubrirá que el amor es el único medio de alcanzar el mundo espiritual. Hasta ahí puede que te interese la historia o puede que no. Y es cierto que Coelho habla bastante del amor y desde una perspectiva bastante mística que puede ser afín a tus creencias o chocar frontalmente con ellas. Pero el motivo por el que te invito a leer este libro no tiene que ver con el amor… sino con el error. Con el error, sí. Con eso que nos da tanto miedo, que tanto evitamos, que está tan mal visto. Eso que decimos que es natural, que es la única forma de aprender y blablablá… pero que tan mal llevamos cometer y que tanto nos avergüenza…

Y para que abras boca (y tal y como hice en el último libro que sugerí en mi blog) te voy a transcribir a continuación algunas ideas (dispuestas a mi criterio para facilitarte su lectura):

“Cada ser humano tiene, dentro de sí, algo mucho más importante que él mismo: su Don. El Don es su manera de servir al mundo. Es el instrumento que Dios usa para manifestarse en el mundo y ayudar a la Humanidad. Dios ha escogido al propio ser humano como su brazo en la Tierra. Así que siento orgullo de mi cuerpo, porque es la manifestación de Dios en el mundo visible. Y es a través de él como el alma puede realizar sus obras”.

“Hubieron sabios que pasaron la vida entera buscando una respuesta que no existía y, al percibirlo, no falsificaron explicaciones. Pasaron a vivir, con humildad, en un Universo que nunca podrían entender. Pero podían participar, y la única manera posible era siguiendo los propios deseos, los propios sueños, porque era a través de esto como el hombre se transformaba en un instrumento de Dios. Porque, ¿para qué estamos aquí? Para seguir nuestros sueños. Tener el valor de dar los pasos que siempre deseamos es la única manera de demostrar que confiamos en Dios. En el instante en que aceptamos esto, la vida pasa a tener para nosotros un sentido sagrado”.

“A veces entramos en un camino sólo porque no creemos en él. Entonces es fácil: todo lo que tenemos que hacer es probar que no es nuestro camino. Pero el camino de la sabiduría es no tener miedo de errar. De hecho, las células se reprodujeron exactamente igual durante millones de años hasta que una de ellas erró. Y, a causa de esto, algo fue capaz de cambiar en aquella repetición inacabable (…). Fue el error lo que colocó al mundo en marcha. Jamás tengas miedo de errar”.

“Son valientes aquellos que toman decisiones con miedo. Cuando alguien encuentra su camino, no puede tener miedo. Tiene que tener el coraje suficiente para dar pasos errados. Las decepciones, las derrotas, el desánimo, son herramientas que Dios utiliza para mostrar el camino”.

“Acepta lo que la vida te ofrece y procura beber de las copas que tienes delante. Todos los vinos son bebidos, algunos, apenas un trago; otros, la botella entera. ¿Cómo puedo distinguir esto? Por el sabor. Sólo conoce el vino bueno quien probó el vino amargo”.

Y para terminar, dos frases que me gustaron especialmente:

“Dios se manifiesta en todo, pero la palabra es uno de sus medios favoritos de actuar. Porque la palabra es el pensamiento transformado en vibración”.

“Sólo consigo entender las cosas simples después de que me enredo con las complicadas”.

Deja un comentario