fbpx

El respeto: Yo tengo derecho… pero tú también

· Tengo derecho a no hacer lo que esperas de mí… así que no espero nada de ti.
· Tengo derecho a no justificarme ante ti… así que no espero que me des explicaciones.
· Tengo derecho a no responderte… así que respeto tu silencio si es lo que necesitas ahora.
· Tengo derecho a no desvivirme por que todo y todos estén bien, ya que no depende de mí… así que tú también puedes relajarte conmigo.
· Tengo derecho a tener mis propias opiniones, a confiar en ellas y a cambiarlas si creo que estoy equivocada… así que no te etiqueto para que te sientas libre de cambiar de opinión o de lo que quieras tú también.
· Tengo derecho a no relacionarme más contigo si lo deseo… así que comprendo que ya no nos veamos más si eso es lo que tú deseas.
· Tengo derecho a estar bien aunque tú no lo estés… así que no intento que estés bien por todos los medios para sentirme menos mal de sentirme bien. “Estar bien está bien”.
· Tengo derecho a estar mal aunque tú no lo estés… así que no intento que te sientas mal sólo para sentirme comprendida.
· Tengo derecho a ignorar los consejos que me das… así que no espero que te tomes los míos como “palabra de Dios”.
· Tengo derecho a no complacerte… así que comprendo que no has nacido para complacerme.
· Tengo derecho a no responsabilizarme de tus problemas… así que no te cargo con los míos y me encargo de lo que me corresponde.
· Tengo derecho a intentar compartir mi luz contigo si sufres. Y tú tienes derecho a no quererla y arreglar tus cosas como puedas y quieras…

© Vanessa Gil

Deja un comentario